By URL
By Username
By MRSS
Enter a URL of an MRSS feed
 
or

Madrid, 1 dic (EFE).- Dicen de él que tenía "duende", y eso lo tienen pocos. Y que su desigual carrera, plagada de polémica, contribuyó a la leyenda. Pero en lo que todos coinciden es en que Curro Romero, que hoy cumple 78 años, no pasó desapercibido. Sevillano, de la localidad de Camas, concilió como ningún otro los halagos y las críticas más encendidas. Sus partidarios, los llamados "curristas", le auparon a lo más alto. De hecho, fue un torero que salió siete veces por la Puerta Grande en Las Ventas y cinco por la del Príncipe de la Maestranza de Sevilla, la plaza que más le quiere. Pero, capaz de lo mejor, también existió el "Curro" de las "espantás" y el "Curro" temeroso y que poco arriesga cuando considera que el toro no da juego, caprichos del genio que dirían sus seguidores. El octubre del 2000 se retiró de los ruedos. "El Faraón de Camas", sobrenombre con el que se le conocía, tenía entonces 67 años, muchos más que los que tuviera otro torero en el momento de retirarse. No ha vuelto, pero la leyenda sigue viva.