By URL
By Username
By MRSS
Enter a URL of an MRSS feed
 
or

Madrid, 12 oct (EFE).- El Cristo Redentor de Brasil lleva 80 años tendiendo sus brazos desde lo alto del Monte Corcovado, en Río de Janeiro, ciudad de la próxima Jornada Mundial de Juventud. Inaugurado el 12 de octubre del 31 y declarado hace poco entre las nuevas 7 maravillas, cada año dos millones de turistas divisan desde allí las playas de Ipanema y Copacabana, el estadio Maracaná o Laguna Freitas, donde cada Navidad brilla el mayor árbol del mundo. La emblemática estatua "art decó", esculpida por el francés Paul Landowski sobre diseños de Heitor da Silva y Carlos Oswald, empezó a construirse en 1926, 4 años después de su primera piedra. De 30 metros y sujeta a un pedestal, de 8, esta figura, de 1.000 toneladas, acoge en su base la capilla Nuestra Señora Aparecida, patrona nacional. Se alza en piedra gris claro a 710 metros del nivel del mar, junto al Parque Nacional Tijuca, un paraíso en el corazón de Río. El Cristo -que en el Mundial de Sudáfrica iluminó las noches cariocas en verde y amarillo, colores de la selección brasileña de fútbol- impresiona más al atardecer. Visto de lejos, parece brotar de la vegetación por arte de magia, acompañando al mundo cada día.