By URL
By Username
By MRSS
Enter a URL of an MRSS feed
 
or

Esta foto, en la que un buitre parece estar al acecho de una niña famélica en la aldea sudanesa de Ayod, fue tomada en marzo de 1993 para la agencia Reuters y, al año siguiente, se le otorgó el Premio Pulitzer. El fotógrafo que la tomó, Kevin Carter, se suicido sólo unos meses después de haber recibido el premio. Cerrar
(Haz click sobre la imagen)

Ken Oosterbroek, uno de los cuatro integrantes del grupo fotográfico autodenominado “Club Bang Bang”, escribió un día en su diario: “Espero morir con la mejor fotografía de guerra de todos los tiempos en el carrete de la cámara; si no es así, no habría valido la pena”. Oosterbroek murió sin dejar nada importante en el carrete que estaba cargado en su cámara. Simplemente una bala perdida acabó con su vida, en abril de 1994, en la ciudad dormitorio de Thokoza.

El “Club Bang Bang” estaba formado por Kevin Carter, autor de la fotografía que analizaremos esta semana, y sus tres amigos: Ken Oosterbroek, Greg Marinovich y João Silva. El clímax de su actividad fotográfica coincidió con los peores años del régimen de apartheid sudafricano y su propósito era muy simple: mostrar al mundo aquella realidad espantosa. Para ello hacían fotos estremecedoras y se exponían a peligros extraordinarios.

Nadie en su sano juicio habría elegido ese tipo de vida. Lo peor no era arriesgar la vida, lo peor era estar inmerso en un mundo donde la vida no tenía valor. Para sobrevivir en ese mundo había que estar, día y noche, en un permanente estado de ansiedad, que sólo las drogas ayudaban a mitigar. Si se hubieran parado un segundo para reflexionar sobre lo que hacían no habrían podido continuar: había que permanecer constantemente en un estado de frenética actividad. Y no pensar. Intentar no pensar.

Si Kevin Carter, y sus compañeros, no hubieran tomado esas repugnantes fotografías, habrían muerto mas personas. Sin duda el trabajo del Club Bang Bang fue uno de los factores que incrementó la presión política para acabar con aquella violencia extrema. Pero las consecuencias de este tipo de vida fueron trágicas para el propio Carter. Una mañana, pocos meses después de haber recibido el Premio Pulitzer, se metió dentro de su coche, puso la música a tope e inhaló el monóxido de carbono del tubo de escape hasta morir. En la nota que dejó se podía leer:

“… Continuamente me persiguen los vívidos recuerdos de las matanzas, los cadáveres, la ira, el dolor… los niños desfallecidos por el hambre, heridos, los locos de gatillo fácil, muy a menudo policías, los asesinos ejecutores… Me voy a reunir con Ken, si tengo esa suerte”.

Es necesario saber todo esto antes de comentar esta fotografía.

La imagen de la niña y el buitre esperando el momento de su muerte para devorarla impactó a lo largo y ancho de todo el mundo. La foto fue publicada en la última edición del New York Times del 30 de marzo de 1993, y fue el impulso definitivo que hizo que Kevin Carter se hiciera con el premio Pulitzer de Fotografía.

A partir de ese momento le preguntaban continuamente: ¿Cómo pudiste tomar esa foto?, ¿Porqué no salvaste a la niña?, ¿Cómo fuiste capaz de dejarla a merced del buitre? … seguro que estas - y otras muchas - preguntas, junto con su adicción a las drogas y el impacto causado por la muerte de su íntimo amigo Ken Oosterbroek, fueron el desencadenante de la feroz depresión que le llevó al suicidio.

Pero Kevin Carter se había limitado a hacer lo de siempre. El lo contaba así: “Estuve esperando durante veinte minutos a que el buitre abriera sus alas para tomar una buena foto, pero no lo hizo. Saqué la foto y ahuyenté al buitre”. Había habido antes otras muchas fotos mucho más espantosas. Pero nadie parecía comprender. Le acusaban. Llegaron a decir: “El fotógrafo que se limita a esperar para tomar la mejor imagen del sufrimiento de la niña puede considerarse un depredador mas, un segundo buitre en la misma escena”. Carter sólo contestaba: “La niña se recuperó lo suficiente como para seguir su camino”. No murió. No era para tanto. Él había hecho lo de siempre.


'La muerte de Kevin Carter, una baja en el Club Bang Bang' es un corto, producido y dirigido por Dan Krauss, que optó al premio Oscar al mejor documental del año 2006. Cerrar

En marzo de 1993 Carter hizo un viaje al sur de Sudán con la intención de tomar fotografías de los integrantes de un movimiento local rebelde. Cuando llegó allí, quedó impresionado por la hambruna que mataba literalmente de hambre a la gente. Inmediatamente comenzó a tomar fotos de gente hambrienta. Cerca del poblado de Ayod, el fotógrafo se sintió atraído por un débil, aunque agudo, lloriqueo. Así llegó hasta una pequeña niña, tan consumida que le costaba soportar su propio peso. La niña había parado para descansar un momento en su camino a un puesto de alimentación. Al lado estaba el buitre esperando.



La foto tomada era espantosa, pero no mucho más que otras muchas fotos suyas anteriores: como esa sencilla composición, sin demasiado valor fotográfico, aunque sí documental, en la que se ve la esquelética mano de un niño negro sobre una mano blanca; o como el retrato de un ultraderechista sudafricano, suplicando, sin éxito, por su vida, al lado de los cadáveres de sus acompañantes en el coche. Toda su vida había sido un continuo camino entre escenas igualmente espantosas.



Probablemente Kevin Carter no era el mejor fotógrafo del Club Bang Bang – por ejemplo las fotos tomadas por Greg Marinovich en Somalia tienen muchos mas valor fotográfico que las de Carter- pero él le daba mas importancia al contenido de la imagen que a la calidad fotográfica de la misma. Se limitaba a estar allí, a meterse en el centro de la escena y tomar una foto que reflejara lo que estaba pasando, sin más.



La fotografía de la niña y el buitre tuvo un enorme impacto y generó una gran polémica en todo el mundo. Es posible que la mayoritaria reacción negativa fuera el desencadenante de la crisis que le llevó al suicidio, pero la propia nota, escrita de puño y letra por el fotógrafo, no deja lugar a dudas: Kevin Carter no se suicidó por está fotografía – una pequeña gota de agua en el mar – se suicidó por todas las fotografías.


ENLACES

- Sobre la foto:

elpais.com: La fotografía de la pesadilla, por John Carlin.

- Sobre Kevin Carter:

Wikipedia: Kevin Carter (español).Wikipedia: Kevin Carter (inglés).The Death of Kevin Carter: Casualty of the Bang Bang Club.Time Domestic (September 12, 1994): The life and death of Kevin Carter. Por Scott MacLeod.

- Sobre el Bang Bang Club:

Wikipedia: Bang Bang Club.The Bang Bang Club.Los que vieron demasiado






VIDEO RELACIONADO

- A Tribute To Photographer Kevin Carter -

WPvideo 1.10A Tribute To Photographer Kevin CarterDownload!


LECTURAS RECOMENDADAS - En Amazon:

Moments: The Pulitzer Prize Photographs100 Photographs That Changed the WorldThe Bang-Bang Club: Snapshots from a Hidden War


GALERIA FOTOGRAFICA

- El Bang Bang Club -
You need to upgrade or install Adobe Flash Player
//

Sobre el autor:

www.mamuga.com


Publicidad:

1 Comments
  1. Guest says
    että chafa kiitos

  • Guest says
    että chafa kiitos